Cristo en toda la Biblia

Varón de Dolores

Image may contain: flower, plant and nature

Otra semana inicia, y como cada Domingo, otra vez hará memoria de Jesucristo pero las cargas pesadas que lleva siguen sobre su espalda. Las cargas quizás no son todas iguales a las que llevan los que también estarán presentes, pero ahí están, todos las llevamos. Ir a la presencia de Cristo, para recordar Sus sufrimientos, a través del pan y de la copa, es el lugar más indicado en donde pueda estar porque se estará presentando ante el “varón de dolores, experimentado en quebranto”. Isaías está hablando de nuestro Señor cuando escribe del “hombre de las angustias, conocedor por experiencia de las ansiedades”. Aquél a quien usted va a exaltar, entiende todo lo que siente porque Él también lo sintió y aún mucho más. Otros que también se reunirán con usted, quizás no puedan (o no quieran) descifrar sus dolores, pero Él sí. Le comprende, no porque se le contó cómo es el dolor, sino porque Él mismo vivió todo lo que usted está sintiendo. Quedé asombrado cuando busqué las ocaciones en las que Isaías en su profecía menciona esa misma palabra “dolores”. Esperé encontrarme con una larga lista de citas al pensar en los días en los que Isaías sirvió a Dios. Sin duda, fueron días complicados, de mucho dolor que habrá sentido aquél hombre de Dios en el alma. Me conmovió mucho cuando encontré que el profeta usa esta palabra solamente dos veces. Sesenta seis capítulos, tantos eventos de los que uno lee que saturan el corazón de dolor, pero sólo dos veces aparece esta palabra “dolores”. Primero, cuando describe al Señor siendo aquél “varón de dolores” (53:3) y segundo, cuando lo señala a Él como aquél que “sufrió nuestro dolores” (53:4). ¡Qué impactante! Isaías escribe todo un libro y cuando habla de dolores, describe que el más conocedor de aquello, Jesucristo, ha llevado, como se lleva una carga, nuestros dolores. Llegue a los pies de Cristo, quítese esa carga que lleva, poniendo la mirada en Él, y entréguela al que sabe por experiencia propia todo lo que a usted le duele y adórelo como nunca. No piense en sus dolores, piense en los dolores que Cristo sintió en Su corazón, alma, cuerpo, espíritu.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s