Vida Cristiana

Consérvate Puro: El Adulterio (Parte 1)

Nuestra sociedad observa el matrimonio con una profunda displicencia, hasta el grado de alabar la infidelidad. Dios desea que le pongamos un valor incalculable al matrimonio al pedirnos que ”honroso sea en todos el matrimonio” (Heb. 13:4). Él exige que en nuestras uniones como parejas, valoremos la lealtad y la modestia.

Veamos lo que Salomón en Proverbios nos enseña sobre este pecado. Nos enfocaremos en los que nos dice acerca de las conductas que normalmente se ven en personas que tienen el deseo de cometer adulterio. Al leer lo que él dice toma en cuenta que le está escribiendo estos consejos a su hijo. Al hablar de la mujer adúltera o extraña, no es que señale a la mujer como la única responsable, sino que como varón, lo normal es que tendrá la tentación de verse atraído por una persona del sexo opuesto. Lo que Salomón nos dice sobre ella, bien pudiera también aplicarse al varón.

Salomón claramente le ayuda al identificar los comportamientos de una mujer que tiene malas intenciones para que él pueda alejarse de alguien con esas características. Le advierte que muy sutilmente su boca es su arma más peligrosa. Es alguien que ”halaga con sus palabras” (2:16). ”Los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite” (5:3). Menciona la ”blandura de la lengua mujer extraña” (6:24). Rinde a su víctima con ”suavidad de muchas palabras, le obligó con la zalamería (halago) de sus labios” (7:21) Ella ”ablanda sus palabras” (7:5). A pesar de todo eso, su verdadera forma de ser es ”alborotadora y rencillosa” (7:11; 9:13). Te hace pensar que eres muy especial, pero lo que te dice a ti, se lo dice a los demás, porque dice que llama a todos que pasan por donde ella se encuentra (9:14, 15). Su boca es descrita como una ”fosa profunda” (22:14). En su engaño, comete pecado pero lo niega diciendo: ”No he hecho maldad” (30:20).

Is adultery always a reason for divorce? | Qredible

Las palabras del adúltero se ven contrastadas con lo que el hijo de Salomón es aconsejado a seguir las enseñanzas de sus padres para no caer en este pecado. Le pide estar atento a las razones de su boca (7:24) para no caer en la trampa del que quiere cometer adulterio. Nuestras responsabilidad como padres es enseñarle a nuestros hijos la importancia de la fidelidad y ser ejemplo de ello. ”El mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen, para que te guarden de la mala mujer” (6:23, 24). Será contraproducente que les enseñes sobre esto, pero vean que escondes una relación ilícita detrás de las espaldas de tu cónyuge o que tengas un trato indecoroso con personas de tu sexo opuesto. Ver series, películas o novelas que presentan el drama de historias de infidelidad que a muchos les interesa, únicamente proporcionará un manual a tus hijos sobre cómo esconder el adulterio cuando lleguen al matrimonio.

El sabio consejero también hace ver que por un lado la mujer extraña es insensata, simple e ignorante (9:13) porque éste pecado lo cometen aquellos que son faltos de entendimiento y cordura (6:32; 9:16). Pero por otro lado, esta persona también es ”astuta de corazón” (7:10) porque busca satisfacer sus deseos carnales de manera premeditada. ”Caza la preciosa alma del varón” (6:26). Anda constantemente ”acechando por todas las esquinas” (7:11, 12) como hace un ladrón (23:28). Siempre se encuentra ”buscando diligentemente” a alguien con quien adulterar (7:15). Se caracteriza por vivir una vida entrometida y ”sus pies no pueden estar en casa, unas veces está en la calle, otra veces en las plazas” (7:12).

Es obvio que es completamente lo opuesto a la mujer virtuosa quien es ”corona de su marido” (12:4). Según el capítulo 31, es alguien que dedica su corazón, su fuerza y su tiempo a su esposo, sus hijos y su hogar. Sobre todas las cosas, muestra muy claramente que teme a Dios y por lo tanto es alabada (v.30, 31). La mujer adúltera es inestable (5:6) y con mucha frialdad ”abandona al compañero de su juventud, y se olvida de su Dios” (2:17). La mujer virtuosa se adorna con piedad, sujeción y devoción; la mujer extraña debe ataviarse externamente para poder llamar la atención (7:10) porque no tiene atributos que sean de valor.

Sigamos los consejos de Salomón. Identifiquemos comportamientos característicos de alguien con malas intenciones y evitemos toda circunstancia que nos pone en riesgo de cometer adulterio.