Cristo en toda la Biblia, Vida Cristiana

Antes Enemigos, Ahora Sentados a su Mesa

Dos enemigos lo último que quieren hacer es verse. Muy difícilmente un enemigo perdona a otro. No sería nada común ver a un enemigo en la casa del otro sentado a su mesa.

Dios es la excepción. Él no se enemistó de nosotros, sino nosotros de él. Decidimos alejarnos de él en el pecado y vivir una vida en afrenta a su santidad. ¡Éramos enemigos de Dios! Dios es la excepción porque a pesar de la enemistad, buscó reconciliarse con nosotros mediate la muerte y resurrección de su precioso Hijo. Pablo escribió: “si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados” (Ro. 5:10).

Ahora reconciliados con él, cada primer día de la semana, nos invita a sentarnos a la “mesa del Señor” (1 Co. 10:21). Tenemos así comunión con su Hijo y con nuestros hermanos a través de un pan y una copa para hacer anunciar la muerte del Señor hasta que él venga (1 Co. 11:26).

Somos como Mefiboset. Él era de la familia de Saúl y por lo tanto acérrimo enemigo de David. Aún así David tuvo misericordia de él y lo invitó a estar a la mesa del rey (2 Sam. 9:13).

No lo merecemos, hermanos. Antes enemigos y ahora somos invitados a la mesa del Señor. Hagamos memoria de la muerte Jesucristo porque él lo merece.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s