Temas contemporáneos, Vida Cristiana

Guarda Tu Oro

Bajan de sus barcos hacia la costa arenosa, con las espadas brillando bajo el cálido sol de Yucatán. Unidad tras unidad de hombres entrecierran los ojos por la playa hacia los cientos de cocoteros que se mecen en la brisa tropical, como tantas doncellas que se mueven por la avenida principal de Medellín.

Escudriñando la densa jungla, Hernán Cortés y sus hombres se pusieron en camino, siguiendo el olor a humo de leña. No pasa mucho tiempo antes de que una comunidad de pueblos indígenas se hace evidente. 

“¡Ahí! ¡Allí están! ¿Los ves? ¿Que es esto? ¿No llevan ropa puesta?”

Con una indignación española orgullosa, irrumpe en su círculo. ¿No tienen a la virgen María? ¿No tienen baños adecuados? ¿Qué tipo de comida es esta? ¡Sangre por todas partes! Rituales terribles, hábitos espantosos, lengua ininteligible. 

Solo eran dignos de conquistar. Pareciera que ni eran seres humanos. 

Así, Cortés marchó por el sur, con sus 500 hombres en línea, haciendo su camino decidido al corazón de México y al epítome del poder nativo: al imperio azteca y al propio Moctezuma. 

Una antigua profecía azteca afirmó que su dios blanco de ojos azules Quetzalcóatl regresaría algún día. 

Y aunque ciertamente no era un dios y, aunque era su primera vez en territorio azteca, Cortés fue recibido como deidad, con honor, gloria y poder. Amablemente devolvió los favores tomando a Moctezuma como rehén y saqueando su ciudad por la causa española.

Y así comenzó la conquista del pueblo mexicano. Sometidos y cegados por la piel blanca, pistolas, caballos y viruela, entregaron sus minas de oro y plata, tesoros reales y obras de arte nativas. 

El pueblo mexicano eventualmente se rebeló, pero el daño ya estaba hecho. 

Por más incómodo que sea considerarlo, el daño continúa hasta el día de hoy.  

No, tal vez no exista una conquista abierta, no se menosprecie verbalmente las costumbres y hábitos locales, ni se saqueen los hogares de las personas. Excepto que el Mexicano te dirá que aún sucede. Subrepticiamente, envuelto en versículos bíblicos y charlas elegantes, el extranjero todavía reina sobre los Mexicanos, los Sudafricanos e incluso sobre su propia gente si tienen el apellido correcto. 

Hay un estímulo enmascarado de división marcada: física, financiera y espiritual, entre el trabajo y el trabajador. Es una cultura dominante de control y responsabilidad extranjera donde los nativos no deben cuestionar ni plantear preocupación. Es una mentalidad de club donde solo unos pocos especiales merecen prominencia y respeto.

Pero eso no es nada que mi Dios o Su Palabra aprueben. 

Solo hay Uno que merece algún tipo de preeminencia o lugar especial entre un grupo de cristianos, y ciertamente no es ningún hombre aquí en la tierra. 

Si eres Mexicano o Jamaicano, Finlandés o Turco, Japonés o Sudanés, Dios te ha dado preciosas minas de oro. Cualquier cosa y todo lo que somos es solo para Su gloria. Nadie más que tu Señor merece el control sobre esos depósitos. Sin líder de la iglesia, sin misioneros, sin fuerza política. 

Guarda tu oro para Dios.

La Dra. Helen Roseveare fue médica misionera en el Congo / Zaire desde 1953 hasta 1973. Ella detalla una anécdota algo impactante en el primer capítulo de su libro Living Sacrifice (Sacrificio Vivo). Después de múltiples incidentes de concepción errónea y maltrato ocurridos en el hospital, sintió que su corazón se volvía cada vez más frío, abrumado por el trabajo y la responsabilidad. La culminación tendría que llegar, y lo hizo, en forma de una explosión verbal Swahili en la sala de mujeres. Atormentada por las excusas, la vergüenza, el arrepentimiento y un corazón frío, Helen fue a visitar a una pareja a unos kilómetros de distancia. Esto es lo que ella escribió: 

“Suavemente él [hermano Ndugu] se inclinó hacia mí,” Helen “, dijo en voz baja y con seriedad,” ¿por qué no puedes olvidar por un momento que eres blanca? … ” 

Continuó y me abrió áreas ocultas en mi corazón que apenas había sospechado, particularmente esta de prejuicio racial. Estaba horrorizada … El Espíritu me obligó a reconocer que inconscientemente no creía realmente que un Africano pudiera ser tan buen cristiano como yo, o que pudiera conocer al Señor Jesús o entender la Biblia como yo. Mi cuidado tenía en sí un elemento de condescendencia, de superioridad y de paternalismo. No es que haya querido decir que debería hacerlo: simplemente no había reconocido el efecto insidioso de todo el sistema colonial y mi propia aceptación del mismo como la base necesaria de nuestro trabajo. 

Empecé a confesar … “

A principios de la década de 1930, el Señor comenzó a redargüir a hombres y mujeres en Ruanda. Fue un trabajo grande pero muerto, plagado de fricciones entre los trabajadores y los creyentes africanos. Patricia St. John escribe sobre el avivamiento en su autobiografía An Ordinary Woman’s Extraordinary Faith (La Extraordinaria Fe de una Mujer Ordinaria). Cuando los misioneros en desacuerdo entre ellos confesaron públicamente y pidieron perdón el uno al otro y a los trabajadores Africanos, los Africanos quedaron asombrados. “Nunca antes habíamos escuchado que un hombre blanco estuviera equivocado”, dijeron con asombro (página 211). Los misioneros y creyentes eran “productos de su época, y su edad era la del colonialismo de posguerra”. El africano obedecía, los blancos mandaban. Ella escribe: “El primer obstáculo que se cruzó fue la insistencia de Joe Church de que hubiese una hermandad con igualdad entre blancos y negros … pero la idea en su fondo causó consternación”. Fue criticado por permitir que los creyentes nativos se sentaran con él en su casa y por compartir con ellos las cartas que él recibía de su familia. Una hermana fue condenada por invitar a creyentes Africanos a su casa a cantar himnos (página 217).  

Incluso Amy Carmichael no estaba exenta de esta tentación. Elisabeth Elliot escribe en su biografía, A Chance to Die (Una Oportunidad Para Morir), de su preferencia hacia los niños más blancos. 

“La parcialidad de Amy con ciertos niños no podía ser disfrazada … Los indios con sangre aria, de piel clara y cabello sedoso, eran, naturalmente, los más atractivos para lo Europeo en Amy … “” Debido a que estaba morena, siempre me dejaban atrás “, decía una niña. “Ella amaba a las de tez blanca” (página 214). Amy también insistió en que ningún Estadounidense por su nacionalidad podría servir en la Comunidad Dohnavur ya que no estaban preparados para los sacrificios necesarios ni hablaban Inglés a su satisfacción (página 360).  

En Jerusalén, en el año 33 d.C., la asamblea local distribuía comida, diariamente, a las viudas en su comunión. Un antiguo cosmopolita, lleno de Romanos, Griegos y Judíos que habían nacido fuera de Israel, la asamblea allí era un reflejo en miniatura de la escena política. No es de extrañar que las tensiones aumentaran rápidamente. Los Griegos fueron a los ancianos de la iglesia. “¡Las encargadas de alimentar a las viudas no están dando a nuestras compatriotas su parte! ¡Solo están alimentando a las hermanas Judías! (Hch. 6:1-6). Pedro y Bernabé también fueron culpables de rechazar a los creyentes Gentiles por querer ser bien vistos por sus hermanos judíos (Gálatas 2: 11-14). 

¿Tiempos antiguos, problemas antiguos? Pecados actuales. Preferencias, acciones, decisiones basadas en la nacionalidad.

¡Ojalá todos pudiéramos ser honestos y juzgar este pecado oculto de nuestros oh, tan engañosos corazones! Con la ayuda de Dios, que nunca jamás me exalte sobre mis hermanos y hermanas en Cristo simplemente porque yo soy yo y ellos son ellos. 

Él “hizo de una sangre todas las naciones de hombres” (Hch. 17:26); somos “todos uno en Cristo Jesús” (Gál. 3:28), con igual libertad y valor ante Dios. Él da la sabiduría a todos los hombres generosamente (Stg. 1: 5), Él da dones a través del Espíritu, “distribuyendo a cada hombre individualmente como lo desee” (1 Co. 12:11). ¡Tu nacionalidad, tu edad, tu color de piel, el idioma que hablas, no significan nada para Dios! Eres valioso porque eres su hijo. Tienes la misma oportunidad de ser tan sabio como cualquier otro. Tienes las mismas capacidades para hacer crecer tu don espiritual. Esto significa que los maestros o evangelistas, pastores o dadores no se limitan a ciertos países, idiomas o familias.  

Que nadie te diga lo contrario. 

El mismo flujo de sangre de aquel costado herido, me lavó a mí y te lavó a ti. 

Somos verdaderamente uno, consiervos del Dios Altísimo, y todo es gracias a Cristo. 

“ÉL es la cabeza del cuerpo, la iglesia; quien es el principio, el primogénito de la muerte; para que en todas las cosas ÉL tenga la preeminencia “. Col. 1:18 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s