Cristo en toda la Biblia

Aod: Benjamita y Zurdo

David Alves Jr.

Jueces 3:12-30

Después de que Israel gozó de paz por un periodo de cuarenta años, al haber sido liberados por el juez Otoniel; el pueblo hebreo volvió a hacer lo malo delante de Dios. Él fortaleció al rey de Moab llamado Eglón para que junto con los hijos de Amón y de Amalec, Israel fuese herido y puesto bajo servidumbre. Esto se prolongaría por dieciocho años hasta que suplicaron el socorro de Dios y Él les levantó un libertador llamado Aod.

Para poder darle a su nación su libertad, Aod tuvo que arriesgarse al ir al rey Eglón, y en su propia morada lo apuñaló y lo mató. Al haberle quitado la vida a Eglón, reunió a los hombres de Israel para ir tras los moabitas para atacarlos. Por la gracia y el poder de Dios, pudieron matar a miles de moabitas. De esta manera pudieron gozar los israelitas de paz por ochenta años.

Algo que llama la atención en esta historia es el hombre al que Dios usó para darle libertad a Israel. La lectura nos informa que Aod era de la tribu de Benjamín y era zurdo. Estas dos cosas resaltan a la vez la debilidad de Aod y la grandeza de Dios.

La tribu de Benjamín provenía del hijo menor de Jacob. Recibió poca tierra en comparación a otras tribus por su baja población. Jacob profetizó que sería un tribu agresiva (Gn. 49:7). En los capítulos 19-21 se involucrará en uno de los peores pecados cometidos en la historia del pueblo de Israel. Aod provenía de esta tribu. Quizás hubiésemos pensado que Dios debiese haber usado a alguien de otra tribu para librar a los hijos de Jacob.

No solo era Aod de la tribu de Benjamín, pero también era zurdo. En esos tiempos, era mal visto ser zurdo porque era supuestamente una señal de debilidad. Quizás hubiésemos pensado que Dios debiese haber usado a alguien que era derecho para librar a los hijos de Jacob. Pero no fue así. Nuestro Dios usa lo que parece ser débil e insignificante para hacer notar Su ilimitado poder y Su infinita sabiduría. Todo lo hace para glorificarse a sí mismo.

Su Hijo, el Señor Jesús, no era débil e insignificante. Él es el gran y poderoso Salvador, Él es Dios Altísimo; pero Él supo lo que fue humillarse al tomar forma de hombre. Él supo lo que fue nacer en una aldea pequeña y desconocida llamada Belén. Él supo lo que fue ser el motivo por el cual la gente criticó a Su madre María. Él supo lo que fue ser de la despiadada y menospreciada Nazaret de donde no sale nada de bueno. Él supo lo que fue la profunda humillación de sentarse a la mesa de los pecadores más grandes. Él supo lo que fue ser la razón por la cual los judíos no creyeron en Él al no poder aceptar que el Mesías moriría desnudo y ensangrentado sobre un madero para malhechores. No hubo vergüenza que Él no haya experimentado.

El hombre podía pensar lo que quería de ese bendito Varón que fue humillado una y otra vez; pero fue a nuestro inmenso y glorioso Señor Jesucristo, a quien el Dios del cielo escogió para ser el Rescatador de todos los hombres. Glorificamos a Dios por rescatarnos por medio de Su Hijo. Otros podrán menospreciarle, podrán pensar que no hay nada especial en Él; pero para nosotros que hemos creído en Él, Él lo es todo para nosotros.

Alabemos al que libertó nuestras almas de las garras del diablo.

https://unsplash.com/@shanavaro

2 comentarios en “Aod: Benjamita y Zurdo”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s