Cristo en toda la Biblia

Se Entregó Hasta Más No Poder

Jacob derramó aceite sobre una piedra que utilizó como almohada al hacer un compromiso de seguir a Dios (Gn. 28:18). Tiempo después, cuando Dios le había hecho grandes promesas acerca de cómo sería bendecido, en gratitud hizo un pilar de piedra sobre el cual derramó aceite (Gn. 35:14)

En el pueblo de Israel, derramaban la sangre sobrante del animal sobre el pie del altar (Lv. 9:9). De igual manera, una de las ofrendas que entregaban a Dios era la libación (Éx. 29:40; Lv. 23:13; Nm. 6:15) en la cual vino era derramado sobre el sacrificio que era consagrado a Dios. 

Hubieron muchos que utilizaron la idea de derramar algo al representar el deseo que tenían de entregarse enteramente a Dios. David lo hizo con el agua que le trajeron de Belén (2 Sam. 23:16, 17). El salmista, al considerar todo lo que sufría, escribió en su cántico: ‘’derramo mi alma dentro de mí’’ (Sal. 42:4). El profeta Jeremías, al ver la devastación en Israel, por causa de su desobediencia, describe en Lm. 2:11 su angustia al escribir: ‘’Mis ojos se consumen por las lágrimas, hierven mis entrañas; Mi hiel se derrama por tierra, a causa de la destrucción de la hija de mi pueblo.’’ Pablo podía ver que estaba más y más cerca a la muerte por causa del evangelio, y al escribir a los Filipenses, menciona la posibilidad de tener que derramar su vida como libación (Fil. 2:17).

Muchos se han entregado a Dios, y aún varios lo siguen haciendo en nuestros tiempos para su honra y gloria; sin embargo, nadie puede igualar la entrega mostrada por Cristo a su Dios, en las circunstancias más adversas posibles. La simbología de la libación siendo derramada es también empleada en cuanto al Señor. Clavado a la cruz, él dijo: ‘’Soy derramado como agua’’ (Sal. 22:14). El profeta Isaías, predijo de él: ‘’derramó su vida hasta la muerte’’ (Isa. 53:12)

Mañana al reunirnos a hacer memoria de aquél que se derramó completamente por nosotros a Dios sobre un madero, seamos como aquella mujer que se postró a sus pies, y derramó sobre él todo el perfumo valioso que llevaba en su alabastro (Mt. 26:7)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s