Temas contemporáneos, Vida Cristiana

Redes Sociales: Arma de Doble Filo (Parte 2)

El Lado Perjudicial

Foto por Marvin Meyer en Unsplash

Como casi todo en la vida: lo que tiene un buen uso, también tiene un mal uso. Lo que puede ser utilizado para provecho, puede también serlo para detrimento.

La semana pasada consideramos 10 maneras en las que podemos utilizar las redes sociales para beneficio nuestro y de los demás, y sobre todo, para la gloria de Dios.

Veamos 10 cosas que debemos evitar hacer al utilizar las redes sociales:

  1. Devorador de tu tiempo
    El tiempo es algo valioso que necesitamos utilizarlo cuidadosamente. La palabra de Dios nos pide: “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Ef. 5:16) y también: “redimiendo el tiempo” (Co. 4:5). Si no tenemos cuidado, las redes sociales pueden consumir mucho del tiempo que Dios nos da para hacer cosas de provecho.
    Hay aplicaciones o configuraciones en tu celular que te hacen ver cuánto tiempo pasas revisando las redes sociales y otras que te ayudan a limitar su uso.

    2. Todo con medida
    Si estás revisando el celular a cada rato para ver lo más reciente que han publicado tus amigos, es posible que las redes sociales se han convertido en una adicción. Muchos desarrollan una ansiedad por querer revisar el celular. Estas son cosas que no deberían de caracterizar al cristiano porque Dios es el único que debe ser la única razón de nuestros deseos. Seamos como Pablo que dijo: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna” (1 Co. 6:12). No dejemos que las redes sociales dominen nuestros anhelos. Mantengamos siempre en mente el mandamiento más importante de todos. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente” (Lc. 10:27).

    3. Agentes secretos
    ¿Te enteraste a dónde viajó Federico? ¿Viste lo que se compró Manuela? ¿Supiste que Alondra anda con Andrés?
    El chisme es pecado. Así como se escucha. Entrometerse en asuntos ajenos es algo que es muy desagradable para Dios, y por lo tanto, algo que debemos evitar a toda costa.
    Aún llegamos al extremo de usar las redes sociales para buscar en el historial de 17 años de alguien en su perfil para que podamos utilizarlo en su contra.
    El sabio Salomón aconseja: “El que anda en chismes descubre el secreto; no te entremetas, pues, con el suelto de lengua” (Pr. 20:19).

    4. ¿Gozoso o frívolo?
    Nadie dijo que la vida cristiana debe ser un velorio, un mar de lágrimas o que el que sonríe pierde. Pero sí hay la posibilidad de publicar una abundancia de publicar imágenes, videos, memes, etc… que carecen de beneficio para los demás. Salomón instruye: “No toma placer el necio en la inteligencia, sino en que su corazón se descubra” (Pr. 18:2). Hay una sobriedad que debe caracterizarnos como hijos de Dios (1 Tim. 3:2; 2 Tim. 4:5; Tit. 1:8).

    5. Indirectamente directo
    Algunos tenemos la costumbre de publicar cosas para mandarle un mensaje subliminal a alguien con quien tenemos un desacuerdo. A veces no son indirectas y expresamos concretamente lo que tenemos en contra de alguien, pero el detalle fue que medio mundo lo leyó porque lo publiqué en las redes sociales.
    El Señor nos indica cómo deberíamos de solucionar algún desacuerdo con una persona. “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.” (Mt. 5:23, 24). También dijo: “Si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano” (Mt. 18:15). Aprendemos que no debemos dar indirectas ni tampoco publicar el asunto en las redes sociales. Debemos ir directamente con la persona involucrada y exponerle claramente qué es lo que tenemos en su contra.

    6. El yo-yo
    Son tan comunes que hasta se la han dado un nombre, y son: los selfies. Hay personas que pareciera están obsesionados con mostrarnos fotos de sí mismos en todos los lugares y todos los poses posibles. Noto que el más popular es dentro de baños con espejos grandes. Llegan al extremo de acomodar su cuerpo y sus labios de distintas maneras para verse más atractivos y sacar así la mejor selfie.
    El “yo” es algo que ya no nos debe interesar como creyentes. Que todos se fijen en mí y en mi apariencia. Pablo bien dijo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gá. 2:20). Qué bueno que Dios le dio un hermoso rostro, pero recuerde que: “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada” (Pr. 31:30).

    7. Espiritualidad a la vista
    Siempre tenemos que preguntarnos de todo lo que hacemos: ¿cuál es la intención detrás de lo que estoy haciendo? Si publico una reflexión bíblica, ¿es para animar o para mostrar que se de la Biblia? Si publico una foto de mí ayudando a alguien, ¿será posible que lo estoy haciendo para ganar el reconocimiento de hombre y perder así el más importante que es el de Dios? Pareciera que con las redes sociales hay un deseo desenfrenado por publicar todo lo que hago para recibir los más “likes” que se pueda. ¿Realmente tengo que tomar fotos de mi Biblia y de 13 libros para mostrar que estudio la Biblia? ¿Qué beneficio hay que mi foto de perfil sea de mí predicando frente a una multitud? El Señor enseñó que hay cosas que debemos hacer en “secreto”, que nadie más se debe de enterar, y que un día serán recompensados en lo público (Mt. 6:4, 6, 18).

    8. Comunicación peligrosa
    Algunas redes sociales nos permiten poder mandar mensajes en privado con los que nos siguen. Esto ha resultado en personas casadas o solteras teniendo demasiada comunicación con otros, lo cual termina en fornicación o adulterio. Aparte de un saludo, no hay razón por la que dos personas que no están casadas, deben estar en comunicación a cada rato porque se puede prestar a demasiado confianza o hablar cosas que son indebidas. Si queremos guardarnos en pureza, quizás deberíamos tener cuidado con el tiempo que invertimos mensajeandonos con personas del sexo opuesto. Sigamos el consejo de Pablo a los corintios: “Huid de la fornicación” (1 Co. 6:18).

    9. Contaminación visual
    Las redes sociales también son empleadas para compartir imágenes o videos de contenido sexual, chistes de doble sentido o frases con palabras obscenas.
    La palabra de Dios nos enseña que la concupiscencia y la lascivia son pecado. Son pensamientos o deseos impuros que trasladamos a los hechos, si no tenemos cuidado con lo que vemos o pensamos (Stg. 1:14, 15). Job dijo hacer un pacto con sus ojos para no mirar con pecado a una mujer ajena (Job 31:1). Pablo enseña en cuanto a nuestro lenguaje: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca” (Ef. 4:29). Concuerda con lo dicho por Salomón: “Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios” (Pr. 4:24).
    Si alguien de tus amistades comparte este tipo de cosas, quizás lo más sano para ti sea dejar de seguirle. Más vale tu pureza ante Dios, que una amistad con una persona así.

    10. Comunión virtual
    Las redes sociales nos permiten disfrutar de la comunión que tenemos en el cuerpo de Cristo al poder estar en contacto con otros hermanos y poder recibir versículos o enseñanza de la Biblia. Esto jamás debes sustituir pertenecer a una asamblea y congregarse para beneficiarse de la comunión con los hermanos en persona. La comunión virtual, nunca debe de tomar el lugar de la comunión real. Solo debe ser un complemento. Nada es igual a congregarse en una comunidad cristiana donde recibimos el apoyo que necesitamos (He. 10:25).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s