Iglesia según la Biblia

¿Por qué lo hacemos? El lugar del simple oyente

Foto por Jonas Jacobsson en Unsplash

El lugar no permitido

La carta de Santiago prohibe el darle al rico un lugar privilegiado en las reuniones de la iglesia y decirle al pobre que debe quedarse parado o sentarse en el suelo (Stg. 4:15). Esa es una distinción en la manera en la que nos sentamos en las reuniones que Dios no quiere ver entre nosotros.

Práctica en Corinto

Hay otro tipo de distinción en el acomodo de las sillas que Dios sí quiere ver. Pablo dedica una porción de su carta a los corintios para enseñarles acerca del orden que debe de caracterizar las reuniones de la asamblea. En 1 Co. 14:16 menciona a las personas que ocupan el “lugar del simple oyente”.
Aprendemos que en Corinto había un espacio designado para que se sentaran los oyentes y otro para los que gozaban de membresía en la iglesia.

Miembros y no miembros

El Nuevo Testamento nos enseña que no todos los que se reúnen en un lugar forman parte de la iglesia. En 1 Co. 5:12 Pablo habla sobre los que están “dentro” y los que están “fuera”. 

En la Biblia, la palabra iglesia nunca se utiliza para describir el lugar donde se reúnen los cristianos, sino que siempre describe a las personas que se congregan al nombre del Señor. De manera que cuando Pablo habla de los que están “dentro” y “fuera” nos hace ver que no todos los que se reúnen dónde se enseña la palabra de Dios pertenecen a la iglesia.

De esta manera llegamos a la conclusión de que los que pertenecen a la congregación tienen su lugar donde sentarse y los oyentes el suyo.

Incrédulos e indoctos

1 Co. 14:23 nos muestra que los que toman el lugar del simple oyente son los incrédulos y los indoctos. A incrédulos les hace falta creer en el Señor y a los indoctos les hace falta crecer en la doctrina para que puedan ser añadidos a la iglesia (Hch. 2:41); y así puedan dejar de sentarse en el lugar de los oyentes. El indocto es aquél que ignora enseñanzas del Señor. 

¿Lugar físico o espiritual?

Hay hermanos que enseñan que cuando Pablo habla del “lugar del simple oyente” no está hablando de un lugar físico sino de uno que es espiritual. Consideran que todos en la reunión se sientan juntos, sean miembros o no, pero que espiritualmente se sabe quienes forman parte de la iglesia y quienes no. Tienen la práctica que en el Partimiento del pan todos se sientan juntos y que cuando se reparte el pan y la copa, los que son miembros participan de ellos pero los que no son, no toman de ellos sino que lo pasan al que está al lado.

Nos preguntamos: ¿qué dice la Biblia al respecto? En 1 Co. 14:25 Pablo dice que cuando llega un indocto o un incrédulo después de ver el orden y la reverencia mostrada por parte de la iglesia, esa persona debería de decir: “verdaderamente Dios está entre vosotros”. No dice: “entre nosotros” sino “entre vosotros’’. Esto hacer ver que no está sentado junto con la iglesia sino que desde donde está en el lugar de los oyentes, reconoce que el Señor está en medio de la iglesia.

De manera que el lugar del simple oyente no es algo espiritual sino físico y que la palabra de Dios claramente enseña que en las reuniones debe haber una distinción en el arreglo de las sillas. Un espacio asignado para los oyentes y otro para los que forman parte de la iglesia. 

Posibles razones

Digo posibles porque la Biblia no especifica exactamente la razón por la cual Dios anhela que toda iglesia tenga un lugar aparte para los oyentes en 1 Co. 14 donde se enseña sobre esto. Pero sí podemos considerar principios que encontramos en la Biblia que nos pudieran dar una idea del por qué de esta práctica.

1. Santidad. ¿Cómo alguien en pecado puede estar en la presencia del Señor Jesucristo?

2. Testimonio. La distinción hecha en el arreglo de las sillas permite que haya una separación y que los que forman parte de la iglesia no sean vistos sentados con personas que dan mal testimonio en su comunidad por su estilo de vida en el pecado.

3. Orden. El lugar del simple oyente hace claro quienes son miembros y quienes no. Esto permite que los que no son miembros entiendan que ellos no pueden participar sino solo escuchar en las reuniones para que así sea guardado el orden al estar reunida la iglesia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s