Temas contemporáneos

Tatuajes

9 cosas que debería considerar el cristiano al querer tatuarse:

1. Economía. No es nada barato tatuarse. ¿Realmente es un buen uso de tu dinero? Dios anhela que administremos adecuadamente nuestros bienes. ¿No habría algo más provechoso en lo que pudieras gastar ese dinero?

2. Adornos externos. Pablo y Pedro enseñan en sus respectivas cartas que en vez de adornarnos con adornos externos, deberíamos adorarnos con buenas obras y con un espíritu afable y apacible (1 Tim. 2:9, 10; 1 Pe. 3:3, 4). Alguien que necesita adornar lo de afuera, es porque tiene poco con qué adornar por dentro. No llames la atención a tu cuerpo; llama la atención a tu conducta.

3. Evangelizando. Alguien pudiera usar el argumento que se va a tatuar algo que hable de la Biblia para ser de testimonio a todos los que le vean. Sería más efectivo que le hables a otros acerca de Cristo y que des buen testimonio del cambio que el evangelio ha hecho en tu vida.

4. Mundo. Hay personas que al ponerse tatuajes dicen que lo hacen para ganar a aquellos que están tatuados. Lo dicen en base a lo que escribe Pablo en 1 Co. 9:19-22. ¡Pablo jamás tenía en mente tatuajes! Es como decir que vamos a robar para alcanzar a los ladrones o a emborracharnos para predicarle a los borrachos. Más bien, eso es parecerse al mundo, un sistema anti-Dios, con el cual no deberíamos de hacer amistad (Stg. 4:4).

5. Vanidad. Los tatuajes son un tremendo banquete para nuestro ego. Llamar la atención de todos o tatuarnos un animal dominante como el león en todo el brazo, sin duda son cosas que a la carne le llaman bastante la atención. ¡Imagínate las arrugas que tendrá ese rey de la selva cuando tengas 87 años de edad! Pablo escribe: “Ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente” (Ef. 4:17).

6. Salud. Hay varias enfermedades relacionadas con los tatuajes por las técnicas empleadas para ponerse uno. Por ejemplo: reacciones alérgicas, infecciones e hinchazón en la piel y también distintos tipos de hepatitis.

7. Religión. En varias naciones o pueblos utilizar tintas para crear diseños en el cuerpo está relacionado con ritos religiosos en veneración a dioses o ídolos. Muy probablemente por eso es que Dios dio la siguiente prohibición a Israel por las costumbres entre los Cananeos. “No haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna” (Lv. 19:28). No estamos bajo la ley de Moisés, pero siempre deberíamos de procurar evitar cualquier parecido con celebraciones paganas. Es interesante notar que durante la gran tribulación, la religión mundial en adoración a la bestia satánica exigirá que toda persona lleve una marca que será el número 666.

8. Rebeldía. Tomar una decisión en base a querer desafiar la autoridad de Dios o la de nuestros padres nunca terminará en nuestro bien. Mejor tomar decisiones sujetas a la voluntad del Espíritu Santo que mora en nosotros.

9. Cuerpos. Pablo preguntó: “¿No sabéis que sois templo de Dios?” (1 Co. 3:16). No sería adecuado querer marcar lo que es morada de Dios. Él ha escogido marcarnos con el sello del Espíritu Santo que reside en nosotros (Ef. 4:30). Si hubiese querido hacerlo con una marca física en nuestros cuerpos, así lo hubiera hecho. Tampoco deberíamos olvidar que nuestros cuerpos ya no nos pertenecen sino deben ser usados para la gloria de Dios (1 Co. 6:20).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s