Iglesia según la Biblia

¿Por qué en la actualidad no diezmamos sino que ofrendamos?

Bajo el antiguo pacto, Israel ofrendaba a Dios de distintas maneras. Una de ellas era al entregarle los diezmos. Para entender el ofrecimiento y el manejo de los diezmos, tendríamos que dar lectura a los siguientes pasajes: Lv. 27:30-34; Nm. 18:21, 24, 26-32; Dt. 12:6, 11; 14:22-29; 26:12.

Hoy en día no diezmamos por la sencilla razón que fue algo pedido a Israel en la ley de Moisés y no a nosotros en este nuevo pacto iniciado con la muerte del Señor Jesús. Moisés claramente establece en Lv. 27:34 que les ordenanzas de la ley eran para Israel. Nosotros no pertenecemos a Israel. Nosotros estamos bajo la gracia y no bajo la ley (Ro. 6:14). Nosotros no debemos regirnos bajo el antiguo pacto sino bajo el nuevo porque vivimos después de la muerte de Cristo (Mt. 26:28; 2 Co. 3:6; He. 8:8, 13; 9:15; 12:24). El diezmo es claramente parte del antiguo pacto. No existe una sola ocasión en la que se pida que ofrezcamos el diezmo en el nuevo pacto. Tampoco hay un solo ejemplo de alguien ofreciendo el diezmo después de la muerte del Señor.

Lo dicho por el profeta Malaquías en Mal. 3:8-10, muchas veces es utilizado para exigir el diezmo en la actualidad. El problema con eso es que Malaquías 1:1 hace muy claro que su profecía, no es para la iglesia, sino para Israel. No va dirigida a nosotros sino a Israel. Malaquías habla de sacrificios de animales. Si toman su profecía como base para pedir el diezmo, deberán entonces enseñar que se sigan sacrificando animales en la actualidad. Malaquías habla también de sacerdotes, pero no por eso nos vamos a ponernos las vestiduras que usaban y vamos a servir como ellos lo hacían en el santuario de Dios.

Si en la actualidad se pide el diezmo, ¿por qué no cumplir con toda la ley y pedir también que se sacrifiquen animales o se entreguen las ofrendas mencionadas en los primeros capítulos de Levítico? Por la forma en la que se enfatiza tanto el diezmo en nuestros tiempos, pareciera que era lo único que ofrendaban los Israelitas, cuando en realidad habían un fin de leyes ceremoniales y religiosas que tenían que cumplir.

El argumento comúnmente utilizado a lo que estamos afirmando, de que ya no diezmamos porque no estamos bajo la ley, es que Abram le ofreció los diezmos a Melquisedec (Gn. 14:20) y ellos no vivieron bajo la ley. Vivieron antes de la ley. Eso es correcto pero podemos ver que hay distintas cosas que se practicaban antes de la ley que serían parte de la ley y que ya no están en efecto en la actualidad. Por ejemplo: Caín, Abel y los patriarcas ofrecían sacrificios de animales. Eso continuaría bajo la ley, más ya no se ofrecen en el nuevo pacto. Noé consideró la distinción entre animales limpios e inmundos al entrar al arca con ellos y con su familia. Bajo la ley de Moisés también los animales se dividían en esas dos clases. En la actualidad, todos los animales son limpios (Hch. 10:15). Esto nos hace ver que basarnos en Abram dando diezmos a Melquisedec tampoco es un argumento viable.

Las siguientes 5 cosas son importantes que sepas en cuánto al diezmo:

  1. La palabra diezmo significa: la décima parte de algo o el 10 por ciento.
  2. No era de dinero sino de lo cosechado de la tierra y del ganado. Al parecer únicamente los agricultores y ganaderos diezmaban.
    ¿Por qué entonces hoy se pide el diezmo en efectivo y se le pide a todos sin importar su ocupación?
  3. No estaban obligados a darlo. Podían rescatarlo al pagar la quinta parte o el 20 por ciento.
    ¿Por qué entonces hoy se exige diezmar y se chantajea a la gente que si no diezman se les morirá toda la familia de coronavirus?
  4. Era dedicado a Dios y él permitía que fuese el sustento para los levitas pero también para los necesitados. También podían vender la décima parte de su cosecha o ganado y con eso comprar lo que necesitarían para beber y comer al viajar a Jerusalén.
    ¿Por qué entonces el diezmo de hoy solamente es para el pastor?
  5. Era cada año y cada tercer año.
    ¿Por qué entonces el diezmo de hoy se recolecta semanalmente, y en muchos casos, más de una vez por semana?

En el Nuevo Testamento, la enseñanza es que debemos ofrendar voluntariamente, sin que nadie nos lo exija; es conforme hayamos prosperado, no un cierto porcentaje; y que no es un salario para una sola persona. Leer: 1 Co. 16:1, 2; 2 Co. 9:7.

1 comentario en “¿Por qué en la actualidad no diezmamos sino que ofrendamos?”

  1. Diezmar no es lo malo, sino enseñar que hay que diezmar. Y el que no diezma no roba a Dios, porque si así fuera entonces la salvación en por obra. Los ladrones no heredarán el Reino de los Cielos. 1Co.6.9

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s