Cristo en toda la Biblia

Moisés y el Señor

Image may contain: plant, tree, outdoor, nature and water

Pasemos ahora a las experiencias en la vida de Moisés y tratemos de encontrar a Cristo. En esta ocasión estaremos haciéndolo con lo ocurrido desde su nacimiento hasta los milagros hechos por Dios a través de él en Egipto. El Diablo estuvo muy interesado en el nacimiento de Moisés y también en el de Jesucristo. Obró para que ambos murieran al ser infantes. Esto no iba a suceder porque la mano potente de Dios iba a intervenir. Moisés fue escondido en un arca, e irónicamente rescatado por la hija del mismo Faraón, que había dado la orden de que todos los bebés Hebreos murieran. Un ángel dio aviso a José para que huyese a Egipto con Maria y Jesucristo al haber la matanza de niños mandada por Herodes para terminar con Su vida. Hay un gran contraste entre Moisés y el Señor. Al haber sido sacado del arca en el que iba en el río Nilo, Moisés fue llamado así porque su nombre significa: “sacado de las aguas”. En el caso de Cristo, lo escuchamos en el Salmo 69 pidiéndole a Dios, mientras colgaba del madero, que lo salvara de las aguas torrenciales que caían sobre Él cuando sufría por nuestros pecados. Él clamó: “Sálvame, oh Dios, porque las aguas han entrado hasta el alma.” (Sal. 69:1). Para Él no hubo ningún arca para guardarle ni tampoco alguien que lo rescatara. Expresó sentir profundo cansancio al esperar repuesta de Dios y no encontrarla (Sal. 69:3). Según Heb. 11:24-26, Moisés un día decidió que era tiempo de dejar todos los privilegios y las comodidades del palacio, para estar entre sus compatriotas; aún cuando le iba a costar mucho. Nuestro Señor dejó los “palacios de marfil” (Sal. 45:8) para sufrir la “cruz” y el “oprobio” (Heb. 12:2). Cito un himno que dice: De los palacios de marfil se despidió cuando del cielo al mundo descendió. Aunque era rico, Él se quiso empobrecer; desde la cruz Su reino pudo ver. Esteban en su predicación a los líderes de Israel, da sentido a lo que hizo Moisés cuando mató a un Egipcio que maltrató a un Israelita y cómo no fue reconocido como libertador por su pueblo. Les dijo: “él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así” (Hch. 7:25). Juan inicia su evangelio describiendo el rechazo de Cristo por parte de la nación escogida por Dios. “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. “ (Jn. 1:11) Cuando Moisés quiso volver a juzgar, ahora el pleito entre dos Hebreos, ellos le hicieron saber su rechazo al preguntarle: “¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros?” (Éx. 2:14) Así también fue para Cristo. Es claramente visto en la parábola que Él contó que describe lo que Israel pensó de nuestro Señor. La gente en la parábola dijo: “No queremos que este reine sobre nosotros. (Luc. 19:14) Mientras que Pilato reconocía al Señor como el “rey de los Judíos”, ellos respondieron: “no tenemos más rey que Cesar.” (Jn. 19:15) Moises fue elegido por Dios para ser el libertador de Israel (Éx. 3:10). La libertad que Moisés le dio a Israel, no se compara con la libertad que Cristo nos ha dado a nosotros. Por medio de Su sangre, nos redimió de la ley (Gál. 3:13), de toda iniquidad (Tito 2:14) y de nuestra vana manera de vivir (1 Pe. 3:18). ¡Gracias a Dios por nuestro gran Redentor! Vemos los milagros hechos por Moisés y también pensamos en los que realizó el Señor al estar aquí. Dios quería que los Egipcios vieran Su poder y se convirtieran a Él. Pensamos en todos los que fueron sanados por el Señor, y que al ver Su poder, creyeron en Él. Según Juan 12:38, con las sanciones de Cristo, es cuando se cumple lo profetizado por Isaías: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?” (53:1). Las señales hechas por Moisés también hacen pensar en los juicios que Cristo arrojará sobre la tierra durante la tribulación. En Cristo también hemos encontrado un gran Salvador. Nos ha salvado del pecado, del infierno y de la tribulación venidera.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s