Cristo en toda la Biblia

Cristo en Toda la Biblia: La Túnica de Lino y el Cinto

No photo description available.

Éx. 28:39 


Hemos llegado al final de nuestro estudio en mirar a Cristo en las vestiduras del sumo sacerdote. En estas semanas hemos notado a Cristo en el efod, pectoral, manto del efod y en la mitra. Hoy buscaremos hacer lo mismo con la túnica y el cinto. Es fascinante cómo toda la Biblia nos presenta un mismo tema, el cual es: Jesucristo. Al hablar de las Escrituras, Cristo dijo: “ellas son las que dan testimonio de mí” (Jn.  5:39). Bien me enseñaron a cantar de niño en cuanto a la Biblia:


Me habla siempre de Cristo; 

es él a quien necesito. 

Juntos andaremos, 

mi Biblia y yo. 


Veamos entonces la túnica y el cinto. La túnica era de lino y por lo tanto era blanca. Este color siempre nos lleva a pensar en la puridad de nuestro bendito Señor. “Fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” (He. 4:15)


El lino del efod nos habló de la pureza que podía ser vista por los hombres en la vida de Cristo. El lino en la túnica, al ir debajo del efod y del manto del efod, nos pudiera señalar algo de la pureza del Señor que únicamente Dios podía disfrutar en la vida de su Hijo. ¡Cuántas cosas podía ver el Padre en su Hijo que sólo eran para él gozar! 

En el día de la expiación, según Lv. 16, el sumo sacerdote se quitaba sus ropas de honra y hermosura para llevar a cabo la fiesta visitiendo solamente su túnica blanca. Esto nos puede llevar a pensar en el Señor dejando las glorias del cielo y encarnándose al venir a este mundo de maldad para morir por nosotros. 


En Éx. 39:27-29 aprendemos que el cinto de la túnica era también de lino fino, azul, púrpura y carmesí. El cinto ajustaba la túnica para permitir que Aarón caminara y sirviera con más agilidad. El sumo sacerdote usaba dos cintos: uno para el efod, que iba por fuera, y otro para la túnica, que iba por dentro. Tanto la túnica como el cinto no estaban a la vista. Recalcamos otra vez que hay muchas cosas que Cristo hizo que, como en el caso de la túnica, sólo Dios podía mirar y disfrutar. 


A tu Padre le diremos

de las glorias de tu ser,

aunque poco comprendemos

de lo que Él sí puede ver.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s