Vida Cristiana

Consérvate Puro: Celos

How Jealousy Works | HowStuffWorks

10 cosas a reflexionar sobre los celos:

I. Los celos y la envidia no son lo mismo. En la envidia se desea un atributo que es disfrutado por otra persona; pero en los celos, es cuando algo que poseemos, una relación o una responsabilidad, se ve amenazada por otra persona. Por lo tanto, en la envidia hay una reacción hacia algo que nos hace falta; pero en los celos, la reacción es por la preocupación de perder algo.

II. Dios es celoso de los que somos suyos (Dt. 4:24). Al habernos comprado a precio de sangre, tiene todo el derecho de exigir toda nuestra devoción. A Dios lo provocamos a celos cuando le damos a una cosa, persona o actividad más importancia que a él (Éx. 20:5; 1 Co. 10:22).

III. Los celos nos llevan a pecar porque se manifiesta en nosotros una carencia de amor
(1 Co. 13:4).

IV. También pecamos al experimentar celos, porque muchas veces va acompañado de otros sentimientos o pensamientos de pecado; como la amargura, contención, arrogancia y la mentira (Stg. 3:14).

V. Por más que nos incomode una situación, no podemos justificarnos al sentir celos porque es algo que proviene de lo ”terrenal, sensual, diabólica” (Stg. 3:15). En otras palabras, no viene de Dios.

VI. Como los otros pecados que ya hemos considerado (lascivia y avaricia), los celos es una obra de la carne (Gál. 5:20) y debemos de vivir en el Espíritu para dejar de cometer tal pecado.

VII. Pablo quien llevó el evangelio a la ciudad de Corinto, le confesó a los hermanos allí que él tenía un celo para con ellos que venía por parte de Dios, porque tenía el temor de que se desviaran de la verdad (2 Co. 11:2). ¡Qué ejemplo es su cuidado para la familia de la fe!

VIII. Tristemente los celos muchas veces son dentro de una misma familia o una misma iglesia. Caín tuvo celos de su hermano Abel y lo mató (Gn. 4:5). Los hermanos de José lo vendieron porque le tenían muchos celos (Hch. 7:9). En su caso y en muchos otros, los celos llevan a la traición. ¡Cuídate de no cometer lo mismo!
En la iglesia en Corinto este mal también abundaba (1 Co. 3:3; 2 Co. 12:20). Muchas veces nos preocupa y perturba cuando alguien más está madurando o siendo usado por Dios.

IX. Los que son respetados y apreciados en el pueblo del Señor siempre serán el objeto de los celos. Saúl no podía tolerar que David le estaba quitando su lugar en la estima de los Israelitas (1 Sam. 18:7). Pablo y otros, sin querer, generaron celos entre los líderes religiosos porque tenían más seguidores que ellos (Hch. 5:17; 13:44, 45; 17:5). Siempre habrán aquellos que prediquen por tener celos por haber hermanos que prediquen como Pablo (Fil. 1:15).

X. Aléjate de este sentimiento perverso. Hacer lo contrario, te resultará vivir una vida con las manos vacías (Stg. 4:2).

The 10 Steps to Help You Overcome Jealousy

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s