Temas contemporáneos, Vida Cristiana

Amarás al Señor con Toda tu Mente

¿Has analizado el control que las redes sociales tienen sobre tu mente? Más allá del número de likes que recibes en lo que publicas en Facebook o el número de personas que te siguen en Instagram, considera por un momento el daño que estas y otras plataformas te pudieran estar causando. Antes de que pienses que esto es una exageración, contempla las técnicas que se emplean y el éxito que han tenido, al observar el comportamiento de la sociedad actual.

Las redes sociales están diseñadas para que constantemente sintamos la necesidad de estar revisando el celular. Tiene nombre. Se llama nomofobia. Es el miedo a no disponer seguidamente de nuestro móvil. ¿Te has dado cuenta lo que hacen cuando detectan que no lo has revisado por un lapso de tiempo? Te envían notificaciones para captar una vez más tu atención. Por ejemplo, te animan a que le envíes un mensaje a alguien que acaba de crear una cuenta nueva.

Una de las obsesiones más obvias de las redes sociales es que, no solamente las revises a menudo, sino que también pases el mayor tiempo posible en ellas. Esto lo hacen a través del contenido, los anuncios y las recomendaciones que te aparecen. Lo que procuraste que fuesen 5 minutos para revisar lo más reciente que publicaron tus amistades, se convierte de pronto en 45 minutos sin que te dieras cuenta.

Qué es la nomofobia? Los detalles de la enfermedad del siglo XXI

Entre más tiempo pases en las redes sociales, más te va conociendo lo que ellos mismos llaman AI (Inteligencia Artificial). Se van dando cuenta cuales son tus gustos y te van presentando contenido que saben te llamará la atención. Tú no verás lo mismo en tu muro que lo que le aparece a tu prima. ¿Por qué? Porque aunque sean familiares y tengan mucho en común, al final de cuentas- ellas tiene sus gustos y tú tienes los tuyos. Por esta misma razón, a ti te aparece publicidad distinta a la que le aparece a tu mejor amigo. Otro ejemplo de esto es como Youtube te hace recomendaciones de videos que puedas ver en base a lo que ellos saben son tus preferencias. Otra vez, en vez de ver un video, terminas viendo siete, porque ellos supieron cautivar tu atención al poner un video detrás de otro que son de tu interés.

Estudios muestran que una noticia falsa circula las redes sociales seis veces más que una noticia verdadera. Es preocupante pensar que compañías con mucho dinero pueden pagar por publicidad para modificar la manera en la que piensas. Hay un esfuerzo muy grande en querer dominar tu mente en cuanto a temas sociales, políticos, científicos y morales. Un ejemplo sería el conocido buscador Google que le presenta una información a alguien en Corea del Sur y otra a alguien en Ecuador sobre un mismo tema. El gobierno de Myanmar utiliza Facebook para comunicar noticias de acuerdo a la agenda política que tienen las autoridades y esto ha resultado en miles de personas que han tenido que huir de su país y centenares que han muerto.

Qué es nomofobia? Tiene qué ver con tu celular

Si eso no es convincente, considera entonces el impacto que las redes sociales han tenido sobre nuestro comportamiento. En la actualidad, una familia no puede comer juntos a la mesa sin que se esté revisando el celular. La única manera en la que niños pueden comer, es si sus padres ponen una tablet delante de ellos. Llega la noche, que es cuando mayormente un matrimonio tiene la única oportunidad de pasar tiempo juntos. En vez de convivir, pasan el tiempo cada uno por separado en sus dispositivos electrónicos. No podemos ir a un lugar en familia o con amistades sin sentir la necesidad de tomar fotos e inmediatamente subirlas a las redes. En vez de disfrutar el momento, nos preocupamos más por recibir gratificación virtual. Nos desvelamos en el celular, y al despertar, lo primero que hacemos en el día es revisarlo. Ya no nos llamamos como antes lo hacíamos, sino que todo es a través de mensajes vía Whatsapp. No podemos ni manejar sin tener que revisar el aparato, poniendo en riesgo nuestras vidas y la de los demás. Con mucho respeto, pero las redes sociales nos han convertido en una sociedad bastante disfuncional. Esto también se demuestra en que nuestra capacidad de atención es bastante corto y en que son casi especies extrañas los que aún tienen la habilidad de meditar o pasar tiempo a solas en silencio leyendo o simplemente pensando. ¿A poco no has revisado el celular aún estando reunido con la iglesia?¿Por qué en nuestra generación carecen personas con talentos como: la escritura, el arte, la música u otras actividades manuales? ¿Por qué hoy en día no hay el evangelismo que antes hubo o no hay la misma cantidad de estudiantes y maestros de la palabra que sí hubieron en generaciones pasadas? Las redes sociales tienen que tener algo que ver con todo esto.

Nomofobia, ¿eres adicto al móvil? | Quiero cuidarme

¿Esto quiere decir que debes botar tu celular y salirte de todas las redes sociales? No. Claro que tienen un uso positivo y beneficioso. Nos permiten tener una cercanía con seres queridos que están a la distancia y poder compartir el evangelio con nuestras amistades. Su uso también nos ayuda a encontrar información útil que necesitamos saber.

Lo que sí debemos hacer es procurar con todo lo que somos que las redes sociales no dominen nuestras mentes. Dios quiere que le ames a él únicamente con toda tu mente (Mt. 22:37; Mr. 12:30; Lc. 10:27). Su palabra es la que debe saturar nuestras mentes (Heb. 8:10). Deberíamos más bien caracterizarnos por tener mentes sobrias (Tit. 2:6) y controladas (1 Pe. 1:13; Ef. 2:3). El Señor quiere preservar nuestras mentes (Fil. 4:7). Nuestra responsabilidad es renovarla (Rom. 12:2) para agradables a él.

Tienes miedo a permanecer sin celular? Tal vez sufres de Nomofobia |  Descubre tu saludDescubre tu salud

A parte de la oración y la lectura, hay otras cosas que podrías implementar para quitarte el mal hábito de estar revisando el móvil a cada rato, y son:
– Configura tu celular para que no te lleguen notificaciones. (Si alguien quiere comunicarse contigo con urgencia, lo puede hacer al llamarte).
– Revisa la configuración en tu celular que te permite ver cuanto tiempo pasas utilizándolo. ¡Los números no engañan!
– Fíjate límites sobre cada cuando vas a revisar las redes sociales. Se ha creado una cultura entre nosotros que si alguien no contesta nuestros mensajes por Whatsapp dentro de 20 minutos, llegamos al grado de disgustarnos o pensar que algo trágico le ha pasado a esa persona. ¿Por qué no limitarte a revisar las distintas plataformas dos veces por día? Una vez en la mañana y una segunda y última vez hasta en la tarde-noche.
– No permitas que se utilicen dispositivos electrónicos cuando la familia está disfrutando una plática, comida o actividad.
– Ponte limitantes que permitan que realices una actividad productiva antes de checar el móvil.

Sobre todas las cosas, el mejor consejo sería: Ama al Señor (y solo a él) con toda tu mente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s