Cristo en toda la Biblia

Rescate de los Primogénitos

Números 3:40-51

En el capítulo 1 de Números, se describe el censo de Israel a dos años del éxodo. La tribu de Leví fue excluida por indicaciones de Dios. En el capítulo 2, leemos sobre la locación de cada tribu en la tierra prometida, las banderas que los representarían y el censo. En esto también se dejó fuera a la tribu de los Levitas. En Números 3:1-39 ahora sí se hace el censo a la tribu de Leví y se detallan cuales eran sus responsabilidades. En los v.40-51 del mismo capítulo, es donde aprendemos sobre el rescate o redención de los primogénitos.

El tema del rescate es recurrente en la ley de Moisés. Había una suma que se pagaba en el rescate de los primogénitos y también en los siguientes casos:
– Hija en servidumbre (Éx. 21:8)
– Siervo herido por toro (Éx. 21:30)
– Personas en el censo nacional (Éx. 30:12)
– Tierras consagradas (Lv. 25:24)
– Pobres (Lv. 25:26)
– Primogénitos en las familias y entre animales (Nm. 18:16)

Todo esto simboliza débilmente la increíble redención que procuraríamos mediante el Señor Jesucristo. Pablo escribió a los Corintios: ”Habéis sido comprados por precio” (1 Co. 6:20).

Lo que estamos observando en Números 3, es el censo de cada hijo primogénito entre las familias de Israel entre 1 mes a 5 años de nacidos. Concuerda con lo prescrito en Levítico 27:6. En este censo que se hizo se contaron 22,273 individuos. Lo más probable es que este número indica el total de los hijos primogénitos nacidos después del éxodo y no el total de los que habían en toda la nación que era muy numerosa.

Una vez más vemos la prioridad que Dios le daba a los hijos primogénitos. Representaban una figura de importancia en las familias Hebreas. Jacob dijo de Rubén, su hijo primogénito: ”mi fortaleza, y el principio de mi vigor; principal en dignidad, principal en poder” (Gn. 49:3). Entre todas las naciones de la tierra, Israel fue la más favorecida por parte de Dios. Él dijo de esa nación: ”Israel es mi hijo, mi primogénito” (Éx. 4:22). Éxodo 13 ordenaba a los Hebreos consagrar a Dios sus hijos y animales primogénitos. Leemos sobre la relevancia de la primogenitura en los Salmos: ”Yo también le pondré por primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra” (Sal. 89:27). Dios veía con gran valor a los hijos primogénitos de entre su pueblo, y él quiso que fuesen contados como perteneciéndole a él.

Shekel - Wikipedia

Dios habla de su Hijo favorecido como siendo el Primogénito. No es que sea un ser creado sino que enfatiza su infinita importancia sobre la humanidad y creación. Él es: ”primogénito entre muchos hermanos” (Rom. 8:29), ”primogénito de toda creación” (Col. 1:15), ”primogénito entre los muertos” (Col. 1:18), ”primogénito en el mundo” (Heb. 1:6) y ”primogénito de los muertos” (Ap. 1:5). Repito: el hecho de que Cristo sea llamado ”primogénito” no indica algo sobre su creación (porque él es eterno), sino más bien enfatiza su grandeza y exaltación sobre todas las cosas. Ningún primogénito deleitó tanto el corazón del Padre como lo hizo su Hijo unigénito.

Los primogénitos en Israel en su devoción a Jehová eran representados por parte de los Levitas quienes eran los únicos que podían servir en el santuario de Dios. De igual manera, el Señor Jesús nos representa delante de nuestro Dios al encontrarnos ”en Cristo”.

En este censo se contaron 22,273 primogénitos y 22,000 Levitas. Quedó un excedente de 273 personas. Para ese número de personas que hacían falta para igualarlos, se pagaba el rescate de cinco siclos por cada individuo. Un ciclo era una moneda de plata que equivalía 20 geras. La plata de las monedas pagadas en el rescate descrito en Éxodo 30 y en Números 3, nos enseña que este material valioso representa nuestra redención en Cristo. En nuestro caso, no fue con ”cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo” (1 Pe. 1:18, 19). Al reunirnos el día del Señor para partir el pan, bebemos de la copa pensando en la sangre del Salvador derramada para comprarnos de la maldad.

Debe llamarnos también la atención que habían más redimidos o rescatados que Levitas. Hace pensar en la multitud innumerable que un día poblará el cielo. Todo gracias al rescate perfecto del Hijo de Dios por la sangre que derramó para redimirnos.

1 comentario en “Rescate de los Primogénitos”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s