Preparados para presentar defensa

Falsedades Sobre la Supuesta Liberación de Demonios Para Niños

Se me preguntó sobre lo que la Biblia dice en cuanto a la liberación de demonios para los niños. Para poder dar una respuesta, me di a la tarea de leer un libro sobre este tema. En lo personal, fue bastante incómodo y repugnante tener que leerlo al contener tanto error doctrinal. Por lo tanto, aunque estaré refutando lo que dice, no mencionaré su título ni sus autores, con el afán de darle prioridad a las sagradas escrituras.

En cada punto, daré brevemente lugar a algo que ellos falsamente afirman, y después brindaré una defensa de lo que Dios enseña al respecto.

Falsedad 1: Consideran que por décadas, Dios les ha dado la unción del Espíritu, revelaciones y les ha dado poder absoluto sobre Satanás y su reino de demonios, para liberar a niños de esclavitud demoníaca.

La unción del Espíritu no tiene absolutamente nada que ver con liberar a niños de demonios. El apóstol Juan enseñó que la unción del Espíritu tiene que ver con los cristianos recibiéndolo para enseñarles la Palabra de Dios (1 Jn. 2:20, 27).

Las revelaciones de Dios a los hombres terminaron cuando la Palabra escrita de Dios fue completada. Pablo muestra esto en 1 Corintios 13:8, 9. La última revelación de Dios al hombre fue el libro de Apocalipsis.

El único que tiene poder absoluto sobre Satanás y sus demonios es Dios. Jamás en la Biblia leemos que poseemos autoridad sobre ellos. Cristo lo derrotó al resucitar y Dios es el único que puede expulsarle del cielo, atarle en el Hades y después lanzarlo para siempre al lago de fuego.

Jesucristo le dio a sus apóstoles, y no a nosotros, la autoridad sobre demonios para sacarlos de las personas (Mt. 10:1; Mr. 6:7; 16:17; Lc. 9:1; 10:17; Heb. 2:4). Nosotros no somos apóstoles. Tanto el don del apostolado y el don de sanar endemoniados han cesado. Una indicación de eso es que en las listas de los dones espirituales escritas a las iglesias del primero siglo, no aparece el don de poder sacar demonios (Rom. 12:6-8; 1 Co. 12:8-10, 28; Ef. 4:11). Después de los Hechos de los apóstoles, ya no leemos de ese tema en el Nuevo Testamento.

Falsedad 2: En su libro utilizan dos ejemplos como base al hablar de la liberación de demonios para niños: la hija de la mujer cananea (Mt. 15:21-28) y un muchacho (Mr. 9:14-29).

Según las enseñanzas falsas de estas personas, casi todo niño sobre el planeta tierra tiene espíritus satánicos que necesitan ser expulsados. Todo en base a dos ejemplos. En el caso de la hija de la mujer cananea, no sabemos que edad tenía. Podía haber sido una niña, adolescente o hasta una adulta. Por lo tanto, ese ejemplo no es lo suficientemente claro para demostrar que es común que niños posean demonios en su ser. En el caso del muchacho que estaba endemoniado, con él sí se especifica que había estado endemoniado desde niño. Debemos tener cuidado en basar toda una doctrina bíblica en un solo pasaje. Normalmente los que tuercen la palabra de Dios para enseñar falsa doctrina tienen que hacer esto para justificar lo que están diciendo. Tomar un solo ejemplo para decir que todo niño necesita pasar por terapias de liberación para extraerle espíritus inmundos es sencillamente ilógico y anti-bíblico.

Falsedad 3: Un niño, adolescente o adulto que es creyente en Cristo, que estuvo endemoniado, pudiera ser poseído por demonios otra vez.

Completamente imposible. En 1 Corintios 6, nuestros cuerpos son miembros de Cristo (v.15) y también son templo del Espíritu Santo (v.19). ¿Cómo sería posible que gocemos de eso y a la misma vez tener demonios morando en nosotros? No podemos servir a dos amos (Mt. 6:24).

Cuando el Señor fue acusado de sanar a endemoniados bajo la influencia de Satanás, él enseñó que tal afirmación sería incoherente (Lc. 11:17-23).

De igual manera, no hay un solo registro en toda la Biblia de una sola persona creyente en Cristo que haya sido poseída por un demonio después de haber creído.

four boy playing ball on green grass

Falsedad 4: El libro contiene un capítulo que es titulado ”Cuando el vientre es inseguro”. Dan varios ejemplos de como la mayoría de bebés necesitan ser liberados de espíritus malignos que traían desde que nacieron porque heredaron maldiciones de sus padres. Utilizan Dt. 5:9 como fundamento.

En Deuteronomio 5:9 Dios dijo: ”visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.” Una vez más, se toma un solo pasaje y se saca completamente fuera de contexto. Tres cosas en relación a ese pasaje que contradicen lo que ellos aseveran. Primero, el texto pertenece a la ley de Moisés y no aplica para nuestros días. Segundo, el contexto muestra que el pecado en vista es la idolatría. Los demonios o endemoniados no tienes nada que ver con el pasaje. Tercero, Dios no está condenando a la descendencia de idólatras sin importar lo que ellos hagan. Lo que Dios está diciendo, es que si la descendencia opta por aborrecer a Dios y seguir los pasos de sus ancestros en la idolatría, entonces él tendrá que castigar esa maldad.

No hay un solo texto bíblico en las Escrituras que muestre que nuestros hijos nazcan endemoniados.

Falsedad 5: Identifican a niños con demonios por los siguientes síntomas: tercos, desobedientes, insensibles a muestras de amor, hiperactivos, insidiosos, mañosos, agitados, etc…

La Biblia diagnostica estos comportamientos como un solo síntoma: el pecado. No existe el demonio de la terquedad, ni de la desobediencia. Todo niño nace heredando la naturaleza perversa de sus padres por causa del pecado que hemos heredado de Adán en el huerto (Sal. 51:5). Si un niño es desobediente o insensible es porque tiene el problema del pecado, el cual tenemos todos (Rom. 3:23; 5:12). ¡No culpemos a Satanás o a sus demonios por el mal comportamiento de nuestros hijos! Niños con estos comportamientos inadecuados, no necesitan una liberación de demonios, sino ser instruidos en las Escrituras, recibir un buen ejemplo de sus padres y ser corregidos.

Algo muy importante en cuanto a este punto es que los síntomas que ellos presentan, no tienen nada que ver con lo que presentaban los endemoniados que menciona la Biblia. En Hechos 19:12 el endemoniado saltó y dominó a los presentes, pudiendo más que ellos. El muchacho que menciona Marcos era tomado y sacudido por el demonio que tenía. Echaba espumarajos y crujía sus dientes. El demonio lo echaba al fuego y al agua para matarlo. La sierva en Filipos tenía el espíritu de la adivinación y se sobresaltaba señalando a los predicadores del evangelio para meterlos en problemas (Hch. 16:16-18). El endemoniado de Gadara vivía en un cementerio. Intentaban atarlo con cadenas, pero tenía la fuerza para hacerlas en pedazos. De día y noche daba voces en los montes y en los sepulcros. Hería su cuerpo con piedras. El endemoniado de Lucas 4 también se sobresaltó señalando a Cristo en oposición a él.

Es abundantemente claro todos estos ejemplos que un berrinche no es característico de un niño endemoniado sino de un niño que necesita orientación bíblica. Una persona verdaderamente endemoniado se encuentra fuera de sí.

Falsedad 6: Demonios entran a los niños por las siguientes razones: rechazo, maltrato, problemas familiares enfermedades, cirugías, muerte de un familiar, juguetes, películas, etc…

Los demonios son espíritus que están bajo la autoridad de Satanás. El diablo y sus demonios no viven dentro de una televisión o de un juguete. Tampoco entran a un niño por la herida que es abierta en una cirugía. Ellos moran en el universo. Satanás es ”príncipe de la potestad del aire” (Ef. 2:2) y los demonios andan por todas partes también. Cristo habló de como andan ”por lugares secos, buscando reposo” (Mt. 12:43). De manera que un demonio no necesita la muerte de un familiar para tomar morada en alguien.

Al tocar el punto de la enfermedad, deberíamos mencionar que no toda persona enferma también está endemoniada. En Mt. 17, al endemoniado le daban ataques epilépticos. La mujer encorvada estaba endemoniada (Lc. 13:10-17). En Mt. 12 leemos de un endemoniado que estaba ciego y mudo. Esto no quiere decir que toda persona que sufre de epilepsia, espalda deformada, ceguera o mudez está endemoniada. En Mt. 8:16 vemos que se hace una distinción entre personas endemoniadas y personas enfermas.

Muchos hablan del demonio del cáncer o del sida. También hablan del demonio de la borrachera o del adulterio. Todo este tipo de lenguaje es contrario a lo que leemos en la Bibia.

Falsedad 7: Tienen establecido todo un sistema de métodos y técnicas para liberar a un niño que no aparece en la Biblia.

En una ocasión que ya hemos mencionado, los discípulos del Señor no pudieron sacar el demonio a un muchacho. El Señor se lamentó por la falta de fe en ellos y dio lo que se necesita para expulsar demonios de alguien. ”Este género no sale sino con oración y ayuno” (Mt. 17:21). Ni el Señor ni sus apóstoles realizaron actos extraños para liberar a alguien de opresión demoníaca.

Los falsos maestros tienen que recaer en técnicas y métodos repetitivos en los que tienen que controlar a la persona bajo el uso de fuerza y poner a los niños en posiciones de su cuerpo bastante incómodas. Les alzan la voz y hacen muchas otras cosas. Todo esto no son sino solamente manipulaciones psicológicas. Piensan que después de una ardua e intensa sesión, el demonio ha salido, cuando realmente lo único que han hecho es quebrantar la voluntad del pobre niño. Quizás causándole daños mentales y emocionales de los que no se pueda jamás recuperar.

Falsedad 8: Cuando liberan a un niño, muchas veces la orden debe repetirse una y otra vez, tal y como lo hizo Cristo.

El Señor no necesitó repetir una orden a demonios porque su poder es ilimitado. Estas personas lo tienen que hacer porque son charlatanes. El Señor en cada caso del que leemos, dio la orden y los demonios salieron inmediatamente. Por ejemplo: Mr. 5:12, 13; 9:25, 26; Lc. 13:13, 14.

En conclusión, debemos tener mucho cuidado en tratar de identificar a quienes están endemoniados. Si llegara haber un caso en el que un niño mostrara estar endemoniado, lo único que podríamos hacer, es orar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s