Cristo en toda la Biblia

La Vaca Alazana y la Purificación de los Inmundos VI

Hemos mencionado ya que hay ciertos enigmas en relación a la ordenanza de la vaca alazana.

Una tradición judía dice que el mismo Salomón, con toda su sabiduría, se quebró la cabeza tratando entender Números 19 pero fin tuvo dejarlo sin poder explicarlo todo.De ser cierta esa historia, ¡nos anima mucho!

Cuatro hombres se relacionan con la muerte de la vaca, sus cenizas y la ejecución del ritual de la purificación de los inmundos. Estos son:1. Eleazar (v.v. 3-6) recibía de los hijos de Israel la vaca seleccionada, la sacaba fuera del campamento, supervisaba cómo era quemada enteramente, y añadía al incendio madera de cedro, hisopo, y escarlata.2. El hombre anónimo que degollaba y quemaba al animal (v.v. 6 y 8).3. El hombre limpio, también anónimo, que se encargaba de las cenizas (v.v. 9-10).4. El hombre limpio, también anónimo, que aplicaba el agua de purificación sobre los inmundos, incluyendo sus tiendas y posesiones.

De Eleazar y del hombre anónimo que degollaba y se encargaba de quemar a la vaca alazana sólo nos resta ver que, ¡enigmáticamente!, ambos eran contaminados al realizar este santo ejercicio y les era necesario lavar sus vestidos, lavar sus cuerpos con agua, y al regresar al campamento, se consideraban inmundos hasta la noche.

Toda figura de Cristo y su obra en la cruz es insuficiente e inadecuada. Uno de los hilos de enseñanza que corre a lo largo del libro de Hebreos es, precisamente, que el sacrificio de Cristo es infinitamente mayor y mejor que todo lo que se hacía bajo la Ley.

Hay un trío llamativo en Números 19 formado por la vaca alazana, Eleazar, y el hombre limpio que se encargaba de la ofrenda. La vaca alazana es un tipo de Cristo, según Hebreos 9:13. Eleazar en cierta manera ilustra a Dios Padre, ya que la muerte de la vaca ocurría en la presencia y ante los ojos de Eleazar, y él rociaba la sangre. El hombre anónimo, como otros en la Biblia, parece figurar al Espíritu Santo, al ser el que se encargaba directamente de la muerte y quema de la becerra.

De ser así, esto lo resume hermosamente Hebreos 9:14 al delinear la participación de la santa trinidad en la obra del Calvario. En cuanto a la purificación de la carne bajo la Ley, contrastada con la superioridad de la obra de Cristo, la pregunta es: “¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios.?” La respuesta es que la obra realizada por el Dios trino es infinitamente más eficaz de lo que se hacía en Israel.

Para el escritor a los Hebreos brilla por su ausencia el imperio romano, que a veces enfatizamos tanto. Primordialmente, ¡la obra fue una obra divina!

De nuevo, enfatizamos que vemos claramente la deficiencia de la figura en Números 19 en que Eleazar y el hombre limpio quedaban inmundos hasta la tarde, es en contraste marcado a la santidad eterna e ininterrumpida del Padre y del Espíritu Santo. Note que Jonás, por ejemplo, un profeta desobediente, fue usado como tipo de la sepultura y resurrección de Cristo, en Mateo 12:40.

Será continuado…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s