Cristo en toda la Biblia

Cristo: Lo Suyo y Los Suyos

“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron”, Jn. 1:11. 

Este versículo nos es precioso. Contiene una de las descripciones más conmovedoras del rechazo que sufrió el Señor sobre la tierra. 

Hay que leerlo, o citarlo, con exactitud. Tome nota de “lo suyo”, y de “los suyos”. 

En “lo suyo”, al usar un adjetivo neutro, Juan parece referirse a algo, a una posesión, o pertenencia.

Pero en “los suyos”, el adjetivo es masculino y parece referirse a personas.

El versículo se ha traducido así: “Vino a su propia casa, pero su gente no le recibió”, Jn. 1:11 (W. Hendriksen).

Hay tres maneras de interpretar este versículo:

La Tierra. Foto: NASA

 Primeramente, un vistazo amplio, o general. 

Cristo vino al planeta Tierra (lo suyo), del cual era el Creador y propietario, pero sus criaturas humanas (los suyos) no le recibieron. 

El salmista concuerda al decir: “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan”, Sal. 24:1-2. Sin embargo Cristo, siendo “la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz”, Jn. 3:19.

En segundo lugar, se le puede dar un enfoque especial. 

Satellite Image of Canaan-Palestine-Israel (Illustration) - World History  Encyclopedia
Imagen satelital de Israel tomada de http://www.worldhistory.org

 Cristo vino a Israel (lo suyo), su nación terrenal, pero los judíos (los suyos) no le recibieron. Dios le había dicho a la nación: “Seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra”, Éx. 19:5. “Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial”, Dt. 7:6.

La manera en que Israel rechazó a Cristo se ilustra en la parábola de Los Labradores Malvados, quienes cuando “vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle…Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron”, Mt. 21:37-39.

Jehová había dicho: “El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento”, Isa. 1:3. “Por la rebelión de mi pueblo fue herido”, Isa. 53:8. 

Finalmente, estas frases podrían describir lo que fue una experiencia familiar. 

Belén. Foto: Free Bible Images

 Cristo vino a Belén (lo suyo), la ciudad de David, de donde era José, pero los familiares de José (los suyos), sus parientes cercanos, no le recibieron. José y María subieron “a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David” Lc. 2:4. Pero María “dio a luz a su hijo primogénito…y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”, Lc. 2:7.

“Lo suyo” se traduce “su casa” en Jn. 19:27. “Los suyos” en Mr. 3:21 se refiere a sus hermanos y a su madre.

En cada esfera destaca la ingratitud del hombre para con Dios al no recibir a su Hijo. 

Sin embargo, habemos millones que sí le hemos recibido por fe, y exclamamos: “¡Gracias a Dios por su don inefable!” 2 Co. 9:15.

1 comentario en “Cristo: Lo Suyo y Los Suyos”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s