Temas contemporáneos

La Masculinidad: Comentarios Iniciales

David Alves Jr.

¿Te has preguntado qué espera Dios de ti como hombre? ¿Estarás cumpliendo con este rol tan importante que él tiene para ti? Para Dios es sumamente importante que sepas cómo debes conducirte como varón. La sociedad quiere nublar tu mente sobre lo que es ser hombre de acuerdo a lo que Dios prescribe en su palabra.

Vamos a estar comenzando una serie de artículos que se estarán enfocando en lo que Dios define como masculinidad. Iniciaremos viendo a Adán y lo que Dios definió para él y para todos los varones que habrían de venir después de él.

¿Qué es la masculinidad?

La masculinidad, de acuerdo al Diccionario Oxford, es el “conjunto de características físicas, psíquicas o morales que se consideran propias del varón o de lo masculino, en oposición a lo femenino”.

Es una buena definición al ser mejor que otras que podemos encontrar por ahí, pero obviamente le falta el atributo más importante, el cuál es lo espiritual. Vamos a estar viendo que de lo espiritual emana todo lo demás que Dios quiere ver en nosotros.

Otras definiciones expresan la idea de que la masculinidad es todo aquello que una sociedad define como siendo apropiado en el comportamiento del hombre.

Este es un gran problema en nuestro tiempo. Hay la idea de que la masculinidad es algo que puede modificarse al pasar el tiempo y al cambiar la cultura que hay a nuestro alrededor. Es como la identidad de género. El mundo piensa que esto depende completamente de lo que la persona sienta ser. Si es hombre, pero siente ser mujer, lo puede escoger de esa manera, y viceversa. Si quiere ser gato o perro, es su decisión. Eso es una falacia. Pensar también que podemos cambiar lo que significa mostrar masculinidad es en contra de lo que Dios ha establecido. Él es el que ha determinado lo que significa ser hombre y poseer masculinidad.

Foto por Julian Wan

El “homo” moderno

Muchas veces el hombre de hoy, sencillamente no es lo que Dios tenía contemplado para ese género. La sociedad está moldeando a los hombres para que sean afeminados sin que se den cuenta en su forma de pensar, vestir y actuar. Antes la mujer era la que se quedaba en casa, y el hombre era el que salía a trabajar. Más y más se está convirtiendo en algo normal que sea el hombre que se quede en casa a cuidar a los hijos y a hacer el aseo del hogar, y ahora es la mujer que tiene un empleo. En vez de que la mujer sea la ayuda idónea de su esposo, al parecer los roles se han intercambiada, y ahora los hombres son vistos como la ayuda idónea de sus esposas. Los hombres se visten de maneras con rasgos femeninos en las que jamás se hubiese hecho años atrás. Todo nace en el impacto que tiene la sociedad en la forma en la que piensa el hombre. Tomar el liderazgo del hogar es anticuado. Actuar varonilmente al mostrar valentía y esfuerzo es mal visto. Se promueve que el hombre no pueda opinar realmente lo que considera como cabeza del hogar porque de lo contrario es tomado para mal. Esta ideología ha promovido y glorificado el hecho de que hombres sean irresponsables y gasten horas con un control en sus manos, ganando batallas en el mundo ficticio de los videojuegos.

Si todas estas cosas te parecen normal o moralmente correctas, es muy importante que vuelvas a las Escrituras para considerar lo que Dios quiere ver en ti como varón.

Aclaraciones para no ser malentendidos

En todo esto, no estamos promoviendo que como hombres debamos ser agresivos, violentos, machistas y mandamases. La Biblia condena estos comportamientos. Eso no es lo que Dios quiere ver en ti. Ya hemos considerado el tema del machismo (lo puedes leer al ir aquí).

Cuando Dios habla de que quiere que los hombres se porten de una forma varonil (1 Co. 16:13) y nos da ejemplos de esto en su palabra, es porque se refiere a que quiere ver en nosotros ciertos atributos. Estos los vamos a ir estudiando al considerar distintos personajes, incluyendo a nuestro Salvador, junto con una variedad de pasajes en el Antiguo y Nuevo Testamento. Las características serían por ejemplo: piedad, responsabilidad, liderazgo, madurez, sensibilidad, esfuerzo, firmeza, experiencia, valentía; entre otros.

Regresemos a las bases

¿Vamos a permitir que la sociedad nos dicte sobre cómo debe actuar un hombre en el siglo 21? Dios nos instruye en su palabra de una manera muy clara sobre este tema, como lo hace con cualquier otro tema. Es nuestra responsabilidad indagar, entender y aceptar lo que dice la Biblia. No podemos dejarnos ser arrastrados por las corrientes de este mundo y las filosofías humanas que prevalecen en el mundo moderno. Nuestro entorno se beneficiará enormemente si mostramos la masculinidad que es agradable a Dios. En resumen, un varón con masculinidad es un varón conforme al corazón de Dios. Con la ayuda de Dios, consideremos en esta serie de artículos lo que esto significa de una manera muy práctica al analizar la Biblia.

1 comentario en “La Masculinidad: Comentarios Iniciales”

Responder a Isaac Díaz Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s